sábado, 29 de septiembre de 2012

Quesos de Asturias. Queso de Abredo

QUESO DE ABREDO

 


El queso de Abredo, es un queso de leche de vaca pasteurizada, elaborado en el occidente Asturiano, en el concejo de Coaña. Cabe destacar que la leche con la que se fabrica el queso proviene de la propia ganadería productora.
Este queso ha sido galardonado en diversas ocasiones con el premio del Cincho de oro en la categoría de Quesos de leche de vaca pasteurizada.
El queso de Abredo, es un queso cilíndrico, de corteza casi inexistente, con corte amarillo y mantecoso de pasta blanda y elástica pero compacta. Posee un sabor suave, mantecoso y desprende aromas frescos a mantequilla.
Elaboración:
Este queso se elabora con leche de vaca. Tras pasteurizarla se le añaden fermentos lácticos y se revuelve con paletas para homogeneizar la mezcla. Cuando la temperatura de la leche es de 30-32º se añade cuajo industrial líquido. Tras unos 40 minutos se obtiene la cuajada, que se corta en trozos pequeños que se agitan unos minutos para que se desueren parcialmente. A continuación se lava con agua caliente añadida a 32º y se desuera nuevamente.
La masa se va colocando en moldes de plástico con agujeros y con paño en su base: tras 15 minutos de preprensado se prensa durante 15 horas. Posteriormente se sala, sumergiéndola en salmuera, durante 6-9 horas, y se orea una o dos horas. Por último los quesos pasan a la cámara, donde madurarán en un ambiente con un 80% de humedad y una temperatura de 10-14º. Diariamente se voltean para que maduren por igual, y tras una maduración de al menos quince días el queso está listo para su consumo.

San Jacobo de lacón cocido y queso de Abredo con crujiente de avellanas.

Ingredientes para 4 comensales:

  • 300 gramos de avellanas tostadas y peladas.
  • 4 Lonchas de lacón desalado y cocido sin hueso.
  • 4 Lonchas de queso Abredo.
  • 1 Huevo.
  • 100 gramos de harina de maíz.
  • Aceite.

Preparación:  

  1. Trituraremos las avellanas hasta obtener un crocanti fino. 
  2. Con cada una de las lonchas de lacón desalado y cocido sin hueso, una vez limpias de piel y grasa, elaboraremos los san jacobos rellenándolos con una loncha de queso de Abredo. Empanaremos pasando los mismos primero por huevo batido y finalmente por el crocanti de avellanas. Freiremos en aceite bien caliente y ina vez estén bien dorados los sacaremos del aceite y escurriremos bien con la ayuda de un papel secante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada